/>

audios

El centenario de nacimiento de un genio literario.
Fuente: Última Hora

La mayoría de los escritores coinciden en que Roa es el mayor representante de la literatura nacional. Su obra trascendió las fronteras y le valió el reconocimiento más importante para las letras hispanas.

Hoy celebramos el centenario de nacimiento del máximo exponente de las letras paraguayas: Augusto José Antonio Roa Bastos (1917-2005), autor de una obra marcada por la historia del país y un análisis magnífico del poder, es el creador de la trilogía compuesta por las piezas "Hijo de Hombre", "Yo el Supremo" y "El Fiscal"

Poesía, cuentos, novelas, guiones cinematográficos, teatro y más componen los géneros a los que este literato volcó su creatividad, marcado por el exilio de casi cincuenta años: el primero desde 1947 y el segundo –y definitivo– desde 1982 (hasta 1989), tras su expulsión por la dictadura de Alfredo Stroessner.

Pero apenas pudo retornar a su patria lo hizo definitivamente para compartir con su tierra y los suyos. Su vida se apagó el 26 de abril de 2005, en coincidencia con el Día del Periodista, profesión que ejerció con pasión.

La escritora Renée Ferrer, presidenta de la Academia Paraguaya de la Lengua Española (APARLE), califica al Cervantes paraguayo de "excepcional"

"Roa, aparte de ser un escritor extraordinario, le dio al Paraguay y a la literatura paraguaya algo muy importante: una visibilidad universal. Es considerado un escritor tan grande como los más grandes del mundo. Al ganar el Premio Cervantes, ha quedado corroborada esa magnificencia de su literatura", señala la autora de Los Nudos Del Silencio.

Además, Ferrer agrega que Roa dejó un listón muy alto para los escritores paraguayos. "Tenemos que trabajar muchísimo para poder estar a la altura de Augusto. Demostró también que el paraguayo puede llegar a lo más alto de la literatura. Eso es muy importante, porque nosotros tenemos la tendencia a minimizarnos, a creer que no podemos, y no es verdad", asevera Renée.

"La literatura paraguaya merece ser tenida muy en cuenta. Los escritores del exilio acometieron la gran obra de haberla hecho visible", apunta la titular de la APARLE.

Los más importantes escritores alabaron la obra de Roa. En ese sentido, Antonio V. Pecci, en su libro Roa Bastos. Vida, obra y pensamiento, recopila las palabras de varios escritores sobre el autor de Contravida.

El colombiano Gabriel García Márquez y el portugués José Saramago lo elogiaron. El primero dijo que: "Iluminó los conflictos sociales, políticos e históricos de nuestro continente"; en tanto que el segundo apuntó que la obra de Augusto: "Está al nivel de la mejor literatura internacional".

A su vez, la mexicana Elena Poniatowska aseveró que Roa es "Un gigante de las letras con un gran compromiso latinoamericano"; mientras que el argentino Mempo Giardinelli afirmó que "Yo el Supremo es, junto con Cien años de Soledad, una de las novelas magistrales que no ha terminado de ser valorada en el mundo"

A nosotros, acaso nos queda el mismo pensamiento de la paraguaya Gladys Carmagnola, quien, cuando falleció Roa, indicó: "No sé si por egoísmo o porque todo ser humano tiene esperanzas y sueños, compartidos o no, encuentro en mí una gran falta en este momento. Nos habíamos acostumbrado a su retorno"