/>

audios

Cuarenta años de prisión para hombre que asesinó a una mujer y a sus dos hijas
Fuente: HOY

Alto Paraná. Un ciudadano de tan solo 24 años fue condenado a 40 años de cárcel por asesinar a una mujer y a sus dos hijas. El sujeto había abusado sexualmente de la madre antes de quitarle la vida. Además, el criminal robó a sus víctimas varios objetos de valor.

El Tribunal -conformado por Mónica Rivas, Haydée Barboza y Zunilda Martínez- condenó a 40 años de cárcel a Cleverson Luiz Pires (24), al encontrarlo culpable por un triple asesinato, coacción sexual, violación y robo agravado, hechos ocurridos en el 2015 en el distrito de Naranjal (Alto Paraná).

La agente fiscal María del Carmen Meza, de la Unidad Zonal de Iruña, solicitó la pena máxima prevista en nuestra legislación, que es de 30 años, y más 10 años de medida de seguridad para el acusado. Para el efecto, la representante del Ministerio Público presentó un cúmulo de pruebas.

Según los antecedentes, los hechos se registraron el 13 de febrero del 2015, a las 18:00 horas aproximadamente, en el interior de una vivienda de la colonia San Alfredo del distrito de Naranjal.

El hoy condenado primeramente sometió sexualmente a Wali Jaster Adiers (46), mientras sus hijas trabajaban en un tambo, y luego asesinó a la víctima de 16 puñaladas. Seguidamente, el joven mató a Francieli Jaster Adiers (23) y Andresa Jaster Adiers (20), a quienes aplicó 13 y 6 puñaladas respectivamente. Una niña de cuatro años sobrevivió a la tragedia y fue hallada posteriormente encerrada en una de las habitaciones de la casa.

Luego de asesinar con ensañamiento a las tres mujeres, Cleverson robó la suma de 4 millones de guaraníes, un teléfono celular y una cámara fotográfica. Posteriormente, el asesino abordó una camioneta Kia Sorento, también propiedad de las víctimas, y escapó del lugar.

Ahora, el sujeto deberá compurgar la pena en la Penitenciaría Regional de Alto Paraná.

VÍCTIMA LO ALIMENTABA DE CHICO

Hildo Jaster, esposo de Wali, había dicho que el sujeto mató a sus familiares porque fue reconocido cuando entró a robar a la vivienda.

“Cuando era pequeño mi señora le daba comida, porque era un pobre miserable. Y terminó matando a mi esposa”, expresó en ese entonces el ciudadano brasileño, quien tiene una chacra en Caaguazú, donde se encontraba cuando todo sucedió.