/>

audios

¡Nuevo corazón! Jennifer avanza favorablemente con su recuperación.
Fuente: La Nación

"Fue extubada a las 5:30 y se halla con soporte de ventilación no invasiva. Lúcida, conectada, sin sedación con analgésicos", informó ayer Marcos Melgarejo, jefe de Cirugía Cardiovascular, sobre Jennifer León (8), luego del trasplante cardiaco al que fue sometida el lunes.

La niña está con buena presión arterial y sin fiebre. Se supo también que había apretado la mano de sus padres al abrir los ojos en un primer gesto de recuperación. El informe refiere que inició la medicación antirechazo y su tratamiento antibiótico de profilaxis. "Queremos que prenda en ella el corazón de mi señora", dijo Édgar Martínez, marido de la mujer donante. "Un saludo a los familiares, a la misma niña, mucha fuerza. Agradecemos a los médicos. Que todo salga bien. Ella falleció de aneurisma, ella tuvo un sangrado muy grave, era funcionaria de la Dinac", recordó.

"Decidimos donar sus órganos, ya que no podíamos volverla a tener con nosotros. Queremos alentar a la gente a que done. No buscamos ser ejemplo, pero les alentamos a dejar de lado tabúes, miedos, y si es posible donen los órganos para que sean útiles a otras personas", pidió.

Hugo Espinoza, director del Instituto de Ablación y Trasplante (INAT), calificó la intervención de "muy difícil, porque primero se debieron extraer los tubos del corazón artificial, se extrajo el corazón enfermo y se implantó el nuevo", expuso.

Una ambulancia del Hospital Pediátrico "Niños de Acosta Ñu" trasladó a toda velocidad el corazón en plena hora pico, ayudada por policías que fueron abriendo paso. En tanto, el hígado de la donante fue al Hospital de Clínicas, uno de los riñones al IPS y al Hospital de Itauguá. Las córneas todavía buscan destinatario, informó el Ministerio de Salud (MSP).