/>

audios

Si hay voluntad, el trabajo sobra.
Fuente: María Clotilde Ríos

A diario vemos jóvenes entregados a la desgana y quejándose de situaciones que bien podrían cambiar con tan sólo un poco de voluntad. Sus mentes son fuente de pensamientos negativos que transmiten a diario con frases tales como: "No hay trabajo", "No hago nada bien", "El gobierno no ayuda", "El país no es un buen lugar para vivir", "Nací pobre y me conformo" y muchas otras más.
Pero así como hay jóvenes desesperanzados, encontramos también a jóvenes que han decidido enfrentar todo tipo de situaciones con positivismo y coraje. Abundan los emprendedores, los estudiantes y los que han decidido trabajar por cambiar su realidad y convertirla para mejor.
Un claro ejemplo de ello, es Blanca Liliana Olmedo, una joven guaireña que vive en la localidad de Potrerito. Trabaja en el Mercado Municipal N° 1, desde las 03:00 de la madrugada, vendiendo las hortalizas y frutas que ella misma cosecha en su huerta orgánica por las tardes.
"Recientemente me casé, pero el trabajo que aprendí de mis padres, lo estoy llevando a la práctica en mi casa", comentó.
¿Quién dijo que en Paraguay no hay trabajo? Quizás, sólo falta un poco de voluntad y creatividad.