/>

audios

Hablemos de Depresión. ¿De qué se trata?
Fuente: María Clotilde Ríos

Lic. Dino Loup
Psicólogo Clínico
La Depresión es la enfermedad del Siglo XXI, puesto que ha alcanzado y superado a otras patologías médicas comunes. Lo que sucede con la Depresión, es que además de aquellos casos que se reciben en consultorios, también existen casos subdiagnosticados, es decir, personas que tienen el trastorno pero no se acercan a un sistema de salud y por lo tanto no forman parte de las estadísticas.
En el caso de la Depresión subdiagnosticada, muchas personas acuden a alternativas que para ellas son válidas, como por ejemplo, buscar el consejo de sacerdotes, amigos, algún médico naturalista, obviando así la necesidad de acudir a un servicio especializado de salud. 
La Depresión es un trastorno médico - psicológico que requiere de un tratamiento especializado. Se manifiesta como un trastorno del estado de ánimo. Los seres humanos sin excepción experimentan sensaciones desagradables, que pueden ser cotidianas como la frustración, la decepción o el enojo que en condiciones normales son transitorios y no tan importantes. Al hablar de Depresión, se hace referencia a una tristeza patológica que dura 15 días o más, siendo predominante el humor depresivo durante todo ese lapso de tiempo. Este humor afecta la jornada de quien padece la enfermedad en pequeños ciclos, es decir, se siente mal a tempranas horas de la mañana, en horas de la tarde puede experimentar una sensación de alivio, pero en horario nocturno vuelve a sentirse mal siendo diferentes la duración y la intensidad en cada caso particular.
La Depresión es multicausal, si bien son más comunes las causas biológicas o desequilibrios dentro del organismo fusionadas con situaciones del entorno más la historia personal de uno mismo, los factores que la pueden generar son innumerables. 
La Depresión como trastorno es algo real, sin embargo, existen casos en los cuales quienes se encuentran alrededor de una persona que padece la enfermedad cometen el error de criticarla y reprocharla, diciendo que estar así es decisión suya o que se ha alejado de Dios, entre otros errores que además de no ayudar a mejorar la situación, incrementan el ánimo depresivo del paciente.
Algunos síntomas de la Depresión son:
- Desánimo.
- Desinterés por actividades habituales.
- Tristeza.
- Insomnio y pensamientos negativos que impiden conciliar el sueño.
- Pérdida del apetito y peso.
- Pensamientos de muerte.
La Depresión es una de las principales causas del suicidio, puesto que una persona que la padece, tiene 6 veces más de probabilidades de suicidarse que una persona que no la padece, debido a los pensamientos de desesperanza que abundan en su mente.
La recomendación principal en caso de presentar síntomas de la enfermedad es acercarse a un servicio especializado, de modo a tener un diagnóstico oportuno.