/>

audios

Calidad educativa se lograría aumentando los impuestos.
Fuente: Última Hora

Existe una relación directa entre el modelo impositivo, la educación de calidad y su acceso universal en los países más competentes del mundo en el sector escolar, es la reflexión del docente investigador Luis Ortiz, del Instituto de Ciencias Sociales (ICSO).
La carga impositiva en Paraguay es una de las más bajas de la región y del mundo, a diferencia de lo que sucede en sociedades donde la educación y la sanidad pública tienen un primer nivel como Finlandia, Corea, Suecia o Noruega, expresa el sociólogo.

Al igual que otros investigadores locales en el área, para Ortiz es fundamental que la inversión aumente en educación, pero no solo en números, también en calidad de gasto.

“Puede incrementarse la inversión a llegar a niveles europeos donde el PIB para educación llega al 6,4 o 6,6%, no obstante debe mejorar el gasto porque en el país el 92% del presupuesto del MEC va a gastos corrientes”, sostiene.

El sociólogo explica que estudios recientes realizados en el ámbito local afirman que quienes más se benefician de la cooperación social son quienes menos retribuyen a la sociedad, pues pagan escasos impuestos.

“Estos países que aumentaron su calidad en educación y sanidad aumentaron los impuestos”, apunta.

Para Ortiz, incrementar esta carga es más sostenible que solicitar préstamos como se hizo con la reforma educativa que ya tiene 24 años.

Situación. Sumada a la escasa inversión, otro drama de la educación paraguaya es la desigualdad en las oportunidades y el acceso.

“No existe una política pública ligada a la política educativa que permita, por ejemplo, que los alumnos no abandonen el sistema por razones socioeconómicas”, dice Ortiz.

Y apunta que el promedio de estudios de la población permanece en 9 años cuando la escolaridad es de 12 años hasta culminar la Media.

Datos del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) sostienen que solo 3 de cada 10 estudiantes que ingresaron en el primer grado a inicios del siglo XXI, lograron culminar la Media en el 2010.

La Unesco coincide, según el seguimiento de Educación Para Todos (2014), que la disparidad en los resultados de tasa neta en secundaria entre países como Paraguay y Ecuador se explican por las diferencias en la prioridad de gastos.

Sobre los docentes, el investigador y profesor de la Universidad Católica dice que hay un problema estructural que va más allá de la falta de capacitación.

“Su jornada laboral no se limita a las clases. Hay preparación personal, formación académica y dedicación que no son retribuidas suficientemente y esto repercute en la calidad”.