/>

audios

Colonos esperan liberación de Franz, tras cumplir con el chantaje del EPP.
Fuente: Última Hora

Colonos de Río Verde cumplieron ayer la exigencia de los extorsionadores de entregar víveres por valor de 100.000 dólares en dos asentamientos campesinos, Antebi Cué y Guahory; en este último rebotaron.

Alrededor de quinientas familias del asentamiento Antebi Cué, en el Departamento de Concepción, recibieron los víveres entregados ayer por los colonos de Río Verde, por exigencia del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), para liberar al adolescente Franz Wiebe.

Luego de sortear un tramo de 160 kilómetros de camino terraplenado en mal estado, finalmente llegaron hasta el asentamiento Norte Pyahu, donde centenares de personas ya aguardaban en una capilla la llegada de los camiones. Un grupo de colonos también acompañó la comitiva, además de Abrahán Wiebe, padre de Franz.

Los pobladores que recibieron los víveres expresaron que están conscientes de que es producto de un chantaje del EPP, pero justificaron que lo están recibiendo para ayudar a que el joven sea liberado y porque la familia ha solicitado. "No podemos negar que vivimos olvidados por el Estado, la necesidad es muy grande, pero a pesar de eso jamás hemos tenido contacto con el grupo EPP. Sin embargo, pensando en la familia de este joven es que hemos decidido aceptar los víveres y de esta manera que el Gobierno también vea las condiciones en que estamos en esta zona", expresó María Colmán, pobladora, mientras acomodaba las mercaderías.

Por su parte, Marcelino Velázquez, presidente de la comisión vecinal, dijo que la ayuda que están recibiendo es muy importante. "Creemos que la gente pobre como nosotros merecemos recibir esto y el EPP está ayudando a los pobres y seguramente la gente que es atropellada o secuestrada tiene algún pecado. Aquí nosotros no analizamos eso, aceptamos porque de esta manera ayudamos a que muy pronto el joven sea liberado", expresó.

Colonos que acompañaron la entrega de víveres indicaron que están muy contentos con la aparición de la prueba de vida. "Nosotros estamos contentos porque tenemos la prueba de vida, porque de los otros no se sabe nada y eso preocupa mucho. Por eso consideramos que no es gravoso el hecho de que exijan el reparto de víveres; de hecho, nos gusta ayudar a los pobres y siempre lo hicimos, de acuerdo a nuestras posibilidades", indicó un colono. Explicaron que seguirán rezando y esperando a partir de hoy la liberación de Franz.

Hoy se prevé una reunión de prensa en Río Verde, donde darán informes acerca de los trabajos realizados.