/>

audios

Aguas de playas y piletas son foco para contraer infecciones.
Fuente: Última Hora

Enfermedades de la piel, dolor de oído e irritación de los ojos son complicaciones que pueden contraerse al contacto con agua contaminada. Solo en Clínicas, 8 a 9 personas por día consultan por estos casos.
Infecciones bacterianas, afecciones de la piel, del tracto oído-garganta, problemas gastrointestinales, irritación de los ojos por presencia de contaminantes son algunas de las enfermedades o complicaciones que pueden sufrir adultos y niños que ingresan al agua de cauces naturales contaminados o en las piscinas, advierte el doctor José Gómez Cantore, del Hospital de Clínicas.

Un promedio de ocho a nueve personas consultan diariamente en el Hospital de Clínicas por otitis, infección del oído y otros. "La otitis externa es uno de los casos que más se observan por día en consultorios y se da a consecuencia del ingreso de agua al oído", señaló la doctora Leticia Fariña. Los casos pediátricos son los más comunes.

Los cauces naturales como ríos, arroyos, lagos y lagunas son altamente factibles para que las personas contraigan infecciones por la presencia de bacterias y agentes contaminantes, acotó el doctor Gómez. También se pueden diseminar bacterias en las piletas o piscinas de clubes sociales y deportivos en las que se concentran gran cantidad de personas. Además, están presentes los agentes contaminantes como los productos químicos que se usan para tratar el agua, que pueden causar irritaciones e infecciones, advirtió.

"Tanto las bacterias como los productos químicos que se usan para depurar el agua pueden causar irritaciones e infecciones en los ojos como la conjuntivitis. En el caso de las piletas que son tratadas no existe la certeza de una efectividad del 100%, por ello hay que extremar precauciones, como usar los lentes que sirven para entrar al agua a modo de protección y tener en cuenta las recomendaciones sanitarias sobre los sitios aptos o habilitados para el baño".

La temporada veraniega está en auge. Los balnearios y piscinas son visitados de manera masiva, por lo que los especialistas recomiendan tomar las precauciones para evitar adquirir una enfermedad infecciosa. (Ver infografía).

cuidar la piel. "Las aguas contaminadas pueden infectar fácilmente por la presencia de bacterias, más aún cuando hay lesiones o heridas abiertas en la piel, o en el caso de que las personas sean portadoras de alguna patología de base, como, por ejemplo, los diabéticos, que son más pasibles de trasmisión de infecciones y hongos", dijo la doctora Romy Giardina, dermatóloga.