/>

audios

Hacienda redujo el gasto salarial y se ampliaron programas sociales.
Fuente: La Nación

En 50 años de estadística, el Ministerio de Hacienda no encontró un ejercicio durante el cual el gasto salarial se redujo. Sin embargo, durante este 2016, el fisco reportó una disminución como resultado de una fuerte contención del mencionado componente. Así lo aseguró el secretario de la cartera económica, Santiago Peña, durante la presentación de rendición de cuentas de la cartera a su cargo, realizada este miércoles ante autoridades nacionales, representantes del sector privado y la ciudadanía en general.

Entre los años 2011-2013, de G. 3,308 billones que representaron los recursos tributarios adicionales, el 100% se canalizaron para pagar salarios, mientras que de los G. 4,418 billones reportados de aumento en los ingresos, entre los años 2014-2016, se destinaron G. 1,665 billones a sueldos, es decir, 38% de la recaudación registrada como incremento. Esta situación, permitió realizar mayores inversiones a los programas sociales (salud, educación, acción social y seguridad social) y proyectos de infraestructura, enfatizó Peña.

“En los últimos años vimos una clara mejora en la calidad del gasto público. Esto, como resultado de tomar muchas veces decisiones duras, impopulares en un segmento de la población, pero que finalmente tuvo consecuencias positivas en un segmento mucho más amplio de la población”, remarcó.

Con las restricciones consignadas en el Presupuesto General de la Nación (PGN) para este año en materia de contrataciones de personal y pago de horas complementarias, el Ministerio de Hacienda estimó un ahorro en el rubro de gastos salariales de aproximadamente G. 657.000 millones, alrededor de US$ 111 millones y que se tradujo a 0,5% del PIB.

Esto, teniendo en cuenta que durante el 2015 se destinaron G. 13,8 billones (US$ 2.336 millones) para el pago de remuneraciones que representó al 9% del PIB, frente a lo que contempla el Presupuesto General de la Nación de G. 13 billones, US$ 2.225 millones y que se configura en 8,5% del Producto Interno Bruto.

Hasta el cierre de octubre, de cada 100 guaraníes de ingresos tributarios, 69 guaraníes fueron destinados para el pago de salarios.