/>

audios

"La Virgen nos bautizó al llegar a Caacupé con este gran diluvio"
Fuente: Última Hora

"La Virgen nos bautizó al llegar a Caacupé con este gran diluvio" era el comentario de un peregrinante mientras llegaba ayer empapado desde varios kilómetros hasta Basílica.

Muchos improvisaron pilotines o paraguas que compraban por el camino, en tanto que otros decidieron arriesgarse y caminar desde Kurusu Peregrino bajo la torrencial lluvia. Entre los transeúntes se encontraban también niños muy pequeños y ancianos.

Quizá debido al clima, la cantidad de peregrinos no era la misma que en años anteriores. Aún así hubo un considerable número de feligreses en el Santuario. Por la tarde el ambiente, que se tornó más agradable, contribuyó a que más devotos lleguen hasta la Capital Espiritual. “Venimos un poco por deporte y otro poco para rezar y agradecer a la Virgen porque pasamos de grado. Preferimos la lluvia en vez del intenso calor”, comentó la adolescente Dahiana González, quien arribaba con sus compañeros de colegio.

NIÑOS Y ANCIANOS. La recomendación del Ministerio de Salud para los peregrinos es evitar que adultos mayores y niños caminen largos trayectos, sin embargo, muchos hicieron caso omiso.

“Vine con mi hijo desde San Lorenzo, salimos ayer (por el lunes) y parábamos un poco cuando me cansaba y luego seguíamos con el trayecto. Vengo a pedir por mi salud y por la de toda mi familia”, comentó la señora Nicanora Ferreira.

En los puestos comerciales instalados en las veredas también los hijos de vendedores se encontraban expuestos a los raudales y fuertes vientos que azotaban a la cordillera. También las criaturas que pedían monedas entre la multitud no fueron la excepción este año.