/>

audios

Papa Francisco: "Este santuario es parte vital del pueblo paraguayo, de ustedes"
Fuente: La Nación

"Cómo no reconocer que este santuario es parte vital del pueblo paraguayo, de ustedes", dijo el papa Francisco en la histórica homilía que ofició en Caacupé el 11 de julio del 2015, ocasión de su visita oficial al Paraguay.

"Vemos su vida, y nos sentimos comprendidos, entendidos", añadió, para luego sostener: "Ella es la mujer de fe, es la Madre de la Iglesia, ella creyó. Su vida, es testimonio de que Dios no defrauda, no abandona a su Pueblo, aunque existan momentos o situaciones que parecen que Él no está"

El Santo Padre, además, expresó: "Este Santuario, guarda, atesora, la memoria de un Pueblo que sabe que María es madre y ha estado y está al lado de sus hijos. Ha estado y está en nuestros hospitales, en nuestras escuelas, en nuestras casas. Ha estado y está en nuestros trabajos y en nuestros caminos"

El papa Francisco, ese día, realizó dos gestos en honor a la Virgen de Caacupé que los fieles de la nación, que es el "corazón de Sudamérica", nunca olvidarán, según recuerda la agencia noticiosa ACI. El primero fue la lectura del decreto de la Santa Sede con la que el Santo Padre eleva el Santuario Mariano de Caacupé a la categoría de Basílica Menor con todos sus derechos y concesiones.

De esta manera, todos aquellos que peregrinen a este templo podrán, entre otras cosas, obtener indulgencia plenaria si realizan los pasos fundamentales que pide la Iglesia para alcanzar esta gracia como confesarse, comulgar y rezar por el Pontífice.

El segundo gesto fue la consagración del Paraguay a la Santísima Virgen de los Milagros de Caacupé que realizó el mismo papa Francisco ante la imagen de la Madre de Dios y en presencia de los miles de fieles congregados a las afueras de la nueva Basílica.

Al terminar la consagración realizada al final de la Eucaristía que celebró en el Santuario Mariano, el Pontífice ofreció un rosario de oro como regalo a la Virgen.

Y cómo olvidar la frase que expresó ya cuando terminaba su homilía: "Dios bendiga ese tesón, Dios bendiga y aliente su fe, Dios bendiga a la mujer paraguaya, la más gloriosa de América"