/>

audios

Productores movilizados clamaron por paz y seguridad para el campo.
Fuente: La Nación

Convocados por la Unión de Gremios de la Producción (UGP) los productores de las zonas de Itapúa, Alto Paraná y Canindeyú se manifestaron ayer en el km 117 de la Supercarretera, distrito de Minga Guazú. Unas cinco mil personas asistieron al acto realizado en el predio de la Cooperativa Coopasam.

Como parte de la protesta, 300 tractores, aproximadamente, se estacionaron en fila al costado de la ruta con diferentes pasacalles. El senador Luis Alberto Wagner y el presidente del Indert, Justo Cárdenas fueron centro de las críticas, además de otros referentes como el ex presidente Fernando Lugo y los obispos Mario Melanio Medina y Juan Bautista Gavilán.

Los más de diez oradores exigieron seguridad, tranquilidad y que “vuelva la paz en el campo”. Pidieron el cambio del presidente del Indert, Justo Cárdenas, a quien responsabilizan de “haber llevado zozobra al norte del departamento”, trasladando a los carperos de Ñacunday a las tierras de la comunidad de Santa Lucía, donde supuestamente fueron expulsados legítimos propietarios de las tierras. Esto lo dijo Luis Leguizamón, poblador de Santa Lucía.

“Como productor del norte paraguayo apoyo estas movilizaciones. Queremos que las instituciones sean respetadas, no queremos que funcionarios del Indert con el presidente Justo Cárdenas a la cabeza pongan en zozobra al país”, dijo Luis Enrique Cubilla, de la Asociación de Productores de Siembra Directa.

Héctor Cristaldo, titular de la UGP, cerró el acto exigiendo “paz para trabajar”. “Queremos seguridad, no puede ser que un líder en una zona conflictiva como Guahory sea apresado con un fusil de alta precisión y con mira telescópica, y a las 48 horas un juez lo libera. Parece que las instituciones están para recaudar y no para proteger a los que trabajan. Por eso estamos aquí, para decir basta”, sostuvo.

Agregó que cinco años después vuelven a movilizarse los productores porque, el asesinato de dos agricultores les mostró que “es hora de hacernos sentir y les advertimos que es el inicio”. Se refirió a las muertes de Alex Socolosky (23) y Julio César Nunes dos Santos (49), asesinados en un lapso de 48 horas en el norte de Alto Paraná, cuando trabajaban en sus respectivos tractores.