/>

audios

DDJJ sin movimiento a pesar de la inmensa fortuna.
Fuente: ABC Color

Para Tributación, Miguel Carballo –el emboscadeño que el senador Víctor Bogado nombró como asesor en Diputados– es un mecánico que repara vehículos y a veces los vende. El hombre, dueño de una empresa de G. 5.000 millones, que compró un shopping de G. 1.900 millones y un departamento de G. 450 millones y otorgó préstamos por más de 300.000 dólares, reporta casi sin movimientos su declaración jurada.

Miguel Ángel Carballo, dueño de un taller mecánico en Asunción, cobra G. 280.000 por pulir dos líneas de rayaduras a ambos costados de un vehículo... y lo deja impecable.

Pero en el rubro prestamista hizo firmar un contrato que exige 2,8 de tasa nominal mensual (EN DÓLARES), lo que trepa a 33,6% de interés anual. Como ejemplo, el Banco Central del Paraguay estableció en agosto de este año que las tasas para préstamos en moneda extranjera no pueden superar el 16,76%. Esto significa que el señor Carballo y su abogado Francisco Segura –abogado también del senador Víctor Bogado– cobran un galopante interés usurario que duplica lo legal permitido.

Si a esta tasa nominal que cobra don Carballo se le suman los otros 2,8% de interés moratorio más el 0,50% de interés punitivo que también establecieron por contrato, los préstamos que están operando superan todos los límites legales tolerables por el sistema financiero. Sumando a la tasa nominal las cifras moratorias y punitivas, el índice sube a 73,2% anual EN DÓLARES.

Entregaron en dólares y en efectivo

El 8 de julio del 2014 y en la escribanía de Úrsula Bareiro –la misma escribana que aparece en otras transacciones– quedó certificado que concurrieron a firmar un contrato el mecánico Miguel Ángel Carballo Gómez y dos deudores en su calidad de esposos. Ese día, tras la firma del contrato, les entregaron 300.000 dólares en efectivo, constante y sonante. A cambio, marido y mujer tuvieron que entregar tres cheques diferidos: uno de 150.000 dólares y dos por valor de 100.000 dólares cada uno. Más de dos años después la suma se ha duplicado y el abogado Francisco Segura Riveiro –asesor jurídico de Víctor Bogado– demanda por más de G. 2.200.000.000. Cuando consultamos a Carballo sobre este préstamo otorgado, desmintió haber dado ningún préstamo a ninguna persona. Y sobre el abogado dijo que no lo conocía, que le sonaba más o menos. El abogado –en cambio– dijo que son amigos desde hace 20 años.