/>

audios

Y finalmente, Trump fue el ganador.
Fuente: ABC Color

El republicano Donald Trump ganó ayer la presidencia de Estados Unidos con una serie de impactantes victorias en estados clave, sacudiendo a los mercados globales, que contaban con un triunfo de la demócrata Hillary Clinton.

Uno a uno, este multimillonario de 70 años, sin ninguna experiencia política ganó los estados clave de Florida, Pensilvania, Carolina del Norte, Iowa y Ohio, que se desencantaron en favor del polémico candidato republicano, acusado de xenófobo y sexista, para suceder al demócrata Barack Obama.

Clinton, que buscaba convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos a los 69 años, reconoció su derrota esta madrugada. Trump se adjudicó 276 grandes electores mientras que Clinton quedó en 218.

Para ser ganador son necesarios 270 delegados electorales.

Caída de los mercados

Los mercados financieros, que tienen una clara preferencia por la política experimentada demócrata, cayeron en picada en las operaciones de Asia, con el peso mexicano alcanzando su nivel histórico más bajo.

Ante lo que consideran un sismo político y económico, la bolsa de Tokio se desplomó más de un 5%, mientras que los indicadores estadounidenses caían 5%.

“El es tan antiestadounidense, estamos furiosos, conmocionados”, comentó Kate Kalmyka, una abogada de 36 años que miraba indignada los resultados en un bar mexicano de Nueva York.

Antisistema

Pero muchos justificaban su voto en favor de Trump y contra el “establishment” político de la nación.

“Voté en favor de Trump, y contra el sistema. Trump dice muchas estupideces porque el no es un político, no está adiestrado (...) Pero lo más importante para el país es el comercio, las relaciones internaciones y la economía. Y la gente está quebrada y necesita un cambio”, explicó Abteen Daziri, un hombre de 38 años, de origen iraní.

El miedo a una victoria de Trump, que ha dicho que los mexicanos son “violadores” y “narcotraficantes”, y que si es elegido, construirá un muro en los 3.200 km de frontera con México y deportará a los 11 millones de indocumentados del país, movilizó a muchos hispanos, la primera minoría del país.

Dos figuras contrapuestas

Después de 693 días de drama, insultos y escándalos, la campaña dejó a una población exhausta. Un 82% de los estadounidenses se declararon hartos en un sondeo reciente.

Los dos candidatos son como el agua y el aceite: la abogada Clinton es una figura política hace 25 años, a quien la mitad de los estadounidenses detesta y duda de su honestidad. Esposa del expresidente Bill Clinton (1993-2001), fue primera dama, senadora y luego secretaria de Estado del presidente Barack Obama.

Menos querido aún, Trump, millonario exestrella de telerrealidad y sin haber sido electo nunca, supo interpretar como nadie los temores de una clase media blanca frustrada en un mundo en mutación.