/>

audios

Producción nacional se pierde mientras el mercado se satura de productos extranjeros.
Fuente: ABC Color

Cebolleros de Paraguarí tienen su producción a punto de cosecha con tubérculos de óptima calidad. Sin embargo, están desesperados ante la inundación del mercado con productos extranjeros y de contrabando que los privan de obtener un buen precio. En la foto, un labriego de Ybytymí observa con incertidumbre e impotencia el cebollar. Otros agricultores del rubro, que ya hicieron la recolección, no pueden vender y claman apoyo del Estado.

Productores de cebolla de esta zona y de otros lugares están entrando en desesperación al no poder comercializar la cosecha, que hay en abundancia en el departamento.

El presidente del Comité “Mbegue Taya” de Ybytymí, Juan Silveira, dijo que la promesa inicial del Gobierno en cuanto a la cotización era de G. 60.000 cada bolsa de 20 kilogramos. “Ahora no estamos pudiendo vender ni a G. 30.000 la bolsa. El inconveniente obedece no solamente a la superproducción nacional sino también a la falta de estrategia adecuada de las autoridades nacionales que permitieron el ingreso de gran cantidad de cebollas extranjeras; igualmente, por la falta de control del contrabando”, dijo Silveira.

Afirmó que en Foz de Yguazú la cebolla brasileña se está vendiendo a mayoristas paraguayos a solo G. 15.000 la bolsa y en Ciudad del Este a G. 20.000.

Efraín Vera, presidente del Comité Santa Rosa, de Colonia Independencia, manifestó que por ahora los labriegos del país ni siquiera pueden acceder a las bolsas vacías para cargar la producción. Agregó que los contrabandistas compran la producción brasilera de calidad inferior y cargan para vender en la tradicional bolsa roja como producto nacional, que ya es de calidad muy superior.

Alega que los organismos de control incumplen y el mercado está repleto. “Así como están las cosas vamos a pasar una triste Navidad en medio de deudas y decepción”, dijo. Incluso asegura que tiene perfectamente identificados en qué casillas reembolsan en el Abasto.

En otro orden de cosas, después de reuniones con las autoridades nacionales los productores de papa lograron, mediante coordinaciones efectivas con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, comercializar gran cantidad de papa a G. 2.500 el kilogramo, después de haber estado comercializando solo a G. 1.400 el kilogramo.