/>

audios

Criminales brasileños escaparon de la cárcel de Emboscada.
Fuente: ABC Color

Cuatro peligrosos criminales brasileños recluidos en la penitenciaría regional “Padre Juan Antonio de la Vega”, de Emboscada, se fugaron presuntamente tras sobornar a algunos funcionarios que incluso les permitieron salir por el portón principal, según la sospecha de la Policía. La fuga fue detectada ayer de mañana, aunque uno de los reos fue recapturado horas después en el peaje de la ciudad, a bordo de un colectivo que lo iba a traer hacia Asunción. Los evadidos serían miembros activos del grupo criminal brasileño PCC.

El presunto cabecilla del escape sería Valdecir Goncalves, brasileño, de 37 años, capturado el 15 de abril de 2013 por un asalto en Salto del Guairá, departamento de Canindeyú. Este es el líder de la facción del grupo criminal PCC que intentó imponer su dominio en la cárcel de Tacumbú, lo que hace dos meses desencadenó una guerra contra otros criminales paraguayos alojados en el pabellón de máxima seguridad, uno de los cuales terminó degollado.

Otro de los evadidos es Jonathan Rodriguez Lima, brasileño, de 23 años, capturado herido el 24 de agosto pasado tras el asesinato a tiros de un guardiacárcel de la penitenciaría nacional de Tacumbú y de su hijo, en una emboscada en Lambaré. El atentado, supuestamente ordenado por el capomafioso condenado Jarvis Chimenes Pavão, habría sido en represalia porque el custodio y sus compañeros evitaron una fuga masiva al requisar una bomba que derribaría un muro.

El tercer fugitivo es Mario Monteiro, brasileño, de 29 años, capturado el 15 de mayo de 2014 tras una espectacular persecución que se inició después de que junto a su banda intentara asaltar en plena ruta a un colono brasiguayo para robarle su camioneta y reutilizar el vehículo en otro golpe, en la localidad de Santa Rosa del Monday, departamento de Alto Paraná. Habría sido iniciado en el grupo criminal PCC ya en prisión.

El último reo que escapó, pero que después fue recapturado en el peaje de Embocada, dentro de un colectivo que lo iba a traer hacia Asunción, es Alan Cristian de Lucena, brasileño, de 25 años, capturado el 29 de julio de 2014 después de mantener de rehenes por más de dos horas a los miembros de una familia, en un asalto domiciliario que conmocionó a la ciudad de Salto del Guairá, departamento de Canindeyú.