/>

audios

En EEUU zonas costeras son evacuadas ante la llegada del huracán Matthew.
Fuente: BBC Mundo

"Si pueden irse pronto, háganlo ya".

Con esas palabras el gobernador de Florida, Rick Scott, invitó este miércoles a los residentes de ese estado de Estados Unidos a evacuar las zonas costeras ante la inminente llegada del huracán Matthew.

Las autoridades de Florida y de Carolina del Sur han ordenado la evacuación obligatoria de centenares de miles de personas con miras a reducir los daños que pueda producir el huracán más poderoso en el Atlántico en casi una década.

"Esta es una tormenta importante", advirtió este miércoles el presidente estadounidense Barack Obama, quien alertó que se cree Matthew tendrá un impacto "significativo" en Florida durante este jueves.

El huracán causó la muerte de al menos cuatro personas en República Dominicana y de cinco personas en Haití, donde dejó más de 14.000 desplazados y severos daños materiales.

La tormenta también causó una gran devastación en el este de Cuba, particularmente en la localidad de Baracoa, considerada la ciudad más antigua del país.

En EE.UU., la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, ordenó la evacuación inmediata de los residentes de los condados de Charleston y Beaufort, quienes deberán abandonar sus casas antes de las tres de la tarde de este miércoles.

En total se espera que, al menos, 250.000 personas deberán ser evacuadas en Carolina del Sur.

En ese estado ya se registran grandes atascos de tráfico en la autopista interestatal 26, la principal ruta usada por los residentes de Charleston durante la evacuación.

Allí además se han registrado algunos problemas con el suministro de gasolina, con al menos media decena de estaciones de servicio sin combustible, mientras otras tienen largas colas de clientes esperando para abastecerse.

Agentes de la Guardia Nacional y de otros cuerpos de seguridad han sido desplegados en la zonas de evacuación para garantizar la seguridad y el orden.

Aunque a su paso por Cuba Matthew llegó como un huracán de categoría 4 y, posteriormente, fue rebajado a categoría 3, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que seguirá siendo una tormenta poderosa al menos hasta la noche del jueves cuando se espera que estará pasando cerca de Florida.

Las autoridades de ese estado ordenaron la evacuación obligatoria de algunas zonas del condado de Brevard y recomendaron evacuaciones voluntarias para los residentes de los condados de Lucie, Flager y Duval.

En su reporte más reciente, el Centro Nacional de Huracanes informó que Matthew se encontraba a unos 165 kilómetros al sur de Bahamas, con vientos de hasta 195 kilómetros por hora.

Las autoridades también han advertido que existe el riesgo de que durante las próximas 36 horas se produzcan graves inundaciones que pongan en peligro la vida de las personas que viven a lo largo de la costa este de Florida, desde North Palm Beach hasta la línea fronteriza entre los condados de Flager y Volusia.

Durante las 48 horas siguientes el riesgo de este tipo de inundaciones se ubicará entre ese punto y Fernandina Beach, en el condado de Nassau.