/>

audios

La compra por más de 9.000 millones de guaraníes se realizó en un día en la SENAD.
Fuente: ABC Color

A velocidad supersónica y en un día hicieron las gestiones más importantes para comprar un equipo móvil de escuchas telefónicas en el 2012. La operación compromete la gestión del entonces titular ministro Francisco de Vargas. Ahora aparecen también dos facturas emitidas ese mismo día y por la misma operación. El contrato sin embargo se firmó seis días después.

El 15 de noviembre del 2012 fue un día clave en la compra de un equipo móvil de espionaje para la Senad que dirigía en ese momento Francisco de Vargas y tenía como director Antidrogas a Luis Rojas.

Hasta ese momento habían fracasado en el pedido hecho a la Presidencia. Habían solicitado que el entonces presidente Federico Franco sacara un decreto ordenando la compra de un equipo móvil de espionaje, lo que nunca ocurrió. De hecho el 12 de diciembre de ese año se archivó el pedido por orden de los asesores jurídicos presidenciales.

Todo muy rápido

El 15 de noviembre del 2012 el entonces ministro de la Senad, Francisco de Vargas, emitió la Resolución 431/2012. Esta resolución abrió las puertas para la adquisición de lo que no se había podido hacer vía decreto presidencial.

Con la Resolución del Ministro De Vargas se autorizó a la Unidad Operativa y Contrataciones de la Senad para hacer gestiones del proceso y adjudicar para la “Adquisición del Sistema de Rastreo Sensitivo Móvil para la Senad” mediante la solicitud de un código especial de Contrataciones ante la Dirección Nacional de Contrataciones a favor de la firma Televox SRL, con RUC 80000778-6 por un monto total de G. 9.406.120.000.

Apurados, ese mismo 15 de noviembre Alberto Daniel Ferreira Martí (en ese entonces encargado de la Unidad Operativa de Contrataciones UOC de la Senad –hoy día técnico del Ministerio del Interior–) hizo un pedido al ingeniero Douglas Onetto Bonzi (exdirector de Contrataciones Públicas), comunicándole que tenían la intención de solicitar un código especial de Contrataciones. Mencionaba como único respaldo la Resolución que ese mismo día había emitido De Vargas, el dictamen que el mismo Ferreira Martí había realizado y adjuntaron una factura original de Televox, la número 0000377 donde hicieron constar un monto global.

Llamativamente, ese día 15 de noviembre, aparecieron DOS facturas “originales” de la empresa Televox, con la letra de quien sería el propietario, Nicasio Bóbeda, un exfuncionario de Copaco.

Una de las facturas tiene el número 377 y figura la descripción de todos los equipos y un costo global de 9.406.120.000 guaraníes. Hicieron una segunda factura, ese mismo día con el número 379 con los mismos datos, detalles, monto total y cada ítem con su precio unitario.

Ese día ordenaron la compra

También de ese día 15 de noviembre son las fechas de las órdenes de compra de la empresa Televox para empresas extranjeras.

Una de ellas es de Televox para Gamma Group International por compra del equipo XPZ por 498.800 dólares; la otra es de Televox para Cobham, por el equipo FinFisher por valor de 780.369 dólares. En ambas órdenes aparece como contacto Antonio Pereira quien era el director de Administración y Finanzas de Senad.

La declaración jurada de contratación con características especiales fue firmada por De Vargas como titular Senad, por Alberto Ferreira como encargado UOC y por Antonio Pereira como director de Administración y Finanzas de Senad.

...y después el contrato

Una de las cosas más llamativas de este procedimiento que involucra la compra de un equipo móvil para espionaje es la firma del contrato.

El contrato se firmó recién DESPUÉS de que TELEVOX ordenara ya la compra al extranjero y DESPUÉS de que se emitieran DOS facturas. El contrato se firmó casi como un blanqueamiento de una operación materializada.

No es lo único que investiga la Fiscalía. Aparece como que se entregaron todos los equipos el 27 de diciembre del 2012; los equipos ingresaron al Paraguay recién en el 2013.