/>

audios

Argentina es el mayor consumidor de gas en Sudamérica.
Fuente: BBC Mundo

Con un promedio de 1.006 metros cúbicos por habitante Argentina es el mayor consumidor de gas de Sudamérica.

Es un gasto casi tres veces mayor que en Chile, país con duros inviernos, y ocho veces el de Brasil, donde -vale aclarar para que la comparación sea justa- predomina el calor.

Y aún así -o tal vez por eso mismo, como sostienen algunos- las tarifas del gas han estado congeladas desde el año 2000, en medio de una inflación rampante que en la práctica las hizo cada vez más baratas y, según los especialistas. perjudicó la producción local.

Por eso, como parte de un polémico plan de ajuste que subió por hasta 300% las tarifas de electricidad, agua y transporte, generando decenas de protestas, el gobierno de Mauricio Macri también propuso un aumento de los precios del gas.

Pero a diferencia de los otros "tarifazos", el alza del gas -que inicialmente había sido planeada en un 400%- fue bloqueada por la Corte Suprema, que alegó inconsistencias en el decreto de presidencial.

Después de meses de un apasionado debate sobre el tema, que incluyó unas alargadas audiencias públicas exigidas por la Corte, los argentinos esperan que en los próximos días el gobierno anuncie el nuevo cuadro tarifario del gas.

Pero mientras tanto, por mucho que haya empezado la primaveraen muchos hogares la calefacción sigue prendida.

"Es que eso es lo que acostumbramos", explican los argentinos.

Y en pleno invierno, cuando se calienta la casa, muchos también prefieren abrir la ventana en lugar de regular o apagar la calefacción.

Más allá de lo cultural

Expertos en consumo y energía aceptan que hay incentivos culturales y económicos que fomentan el consumo de gas en Argentina.

"Como estamos acostumbrados a pagar muy poco por la energía, no hay una cultura del ahorro, sino de derroche, frente al consumo", le dice a BBC Mundo Susana Andrada, directora del Centro de Educación al Consumidor, una organización sin ánimo de lucro a favor de los consumidores.

Pero la experta también destaca que en Argentina –un país cuya energía depende del gas en 51%, según cifras oficiales– muchos aún tienen electrodomésticos viejos sin sistemas de ahorro eléctrico.

"El argentino está acostumbrado a las grandes crisis económicas y por eso cuidamos, nos apegamos mucho, a los bienes que tenemos", asegura Andrada.

Así, las estufas, aires acondicionados o calefacciones son de décadaspasadas, de épocas en las que no se diseñaban los electrodomésticos para el ahorro energético.

Pero además del apego a lo viejo, los electrodomésticos nuevos en Argentina son particularmente caros, por los costos de mano de obra y los impuestos.

"Entonces, si no hay una política de Estado que ayude a la gente a canjear sus electrodomésticos viejos por nuevos es imposible que haya esa transición", afirma la directora del Centro de Educación al Consumidor.

Eso es precisamente lo que ocurrió en el sector de transportes, donde gracias a los incentivos fiscales cientos de carros implementaron la tecnología de combustión de gas.

El año pasado, 500 carros al día hicieron la conversión de gasolina a gas, hasta el punto de que hoy Argentina es uno de los países con mayor número de autos de combustión de gas natural comprimido: 1.800.000, según la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes.

"Pero como todo en Argentina", añade Andrada, "la tuerca se volteó" y ahora resulta que tener carro de gas se convirtió en un problema, porque disparó el consumo de un componente que, en las últimas dos décadas, se ha vuelto cada vez más escaso.

Y, en esa misma vuelta de tuerca, en la mayoría de edificios nuevos ya no instalan estufas de gas, que fue siempre la prioridad, sino estufas eléctricas.

"Consumo indiscriminado"

Argentina se consolidó como uno de los productores y exportadores de gas más importantes de la región desde finales de los años 70.

Y fue en esa época que también se convirtió en uno de los mayores consumidores, pues industrias y hogares se construyeron teniendo en cuenta el superávit de reservas y producción del componente.