/>

audios

Nivel de endeudamiento del sector público se agravaría en los próximos años.
Fuente: ABC Color

La deuda del sector público ha crecido de manera exponencial y en los últimos tres años -desde la llegada de Horacio Cartes al poder- prácticamente se duplicó. De acuerdo a lo que señalan desde el gobierno, en 2017 el endeudamiento seguirá creciendo pues ya se tiene previsto la emisión de bonos por valor de unos 600 millones de dólares.

Esto ha generado visiones y posiciones contrapuestas. “La respuesta no es única. Hay que mirar siempre en la dinámica”, comenzó explicando el analista económico y exministro de Hacienda, César Barreto, en conversación con ABC Cardinal.

Barreto señaló que si algún gobierno toma medidas de corrección de la situación en los próximos tres o cuatro años, se conseguirá frenar el crecimiento de la deuda. De acuerdo a datos del Ministerio de Hacienda, hasta julio pasado la deuda del sector público representaba el 22,5% del Producto Interno Bruto (PIB), algo que para el analista es aún manejable aunque recordó que se está lejos del 10,9% de 2011.

Indicó que el problema generalmente radica en que los gobiernos generalmente no toman medidas para corregir el nivel de endeudamiento sino hasta que afrontan una situación de crisis que los obliga a ello y citó como ejemplo el caso de Brasil. “No tuvieron nunca la intención de corregir, hasta que llegó a un punto en el que ya no le querían prestar dinero o ponían intereses muy altos. No quiero que nuestro país llegue a esa situación. Más bien es preocupante”, aseveró.

Barreto puntualizó que los ministros del Ejecutivo tratan de justificar asegurando que si no existe deuda no se podrán realizar obras de progreso. “Yo creo que no está bien porque estamos construyendo una deuda que en algún momento va a ser una carga muy pesada y nos va a obligar a hacer cambios bruscos. Pongo de vuelta el ejemplo de Brasil ¿cuánto le está y le va a costar en los próximos 5 años a nivel de la gente? Hay que extrapolar situación a Paraguay”, manifestó.

Dijo además que el déficit sigue con tendencia creciente y a pesar de que el ministro de Hacienda, Santiago Peña, asegura que el Presupuesto General de la Nación para el 2017 tendrá un déficit del 1.5%, sus proyecciones hablan del 2 al 2.5%.

“La corrección de esta situación implica varias posibilidades. Que se recorten los gastos como ocurrió entre 2002 y 2003, que afectó incluso a las jubilaciones: habrá que recortar beneficios y salarios. No es que eso va a ocurrir el año que viene, el año que viene no va a pasar nada; pero si esto nadie corrige, dentro de 5 ó 10 años va a ocurrir”, acotó.

“Entiendo que los gobiernos deben ser responsables en el futuro también, no solo pensando en la actualidad y los dos anteriores creo que fueron relativamente responsables en ese sentido”, agregó.

Barreto señaló la necesidad de encarar reformas que afecten a “ambos lados de la ecuación presupuestaria” y en ese sentido indicó que se debe tener un plan de racionalización de gastos, por lo que resaltó el intento de hacer ello con la nueva matriz salarial planteada desde el gobierno; sin embargo, puntualizó que ella sigue contando con falencias. “Al no tener una política salarial, cada vez que hay una presión grande los gastos crecen de manera desmesurada”, indicó.

Por otra parte, dijo, la reforma debe contemplar una reforma tributaria que financie las inversiones en educación y salud. “No se puede sostener solo con la emisión de bonos”, sentenció.

REVISIÓN ANUAL DEL SALARIO MÍNIMO

Por otra parte, Barreto dijo creer que el sistema anterior de revisión del salario mínimo cada vez que se registre una inflación del 10% le parece obsoleto ya que el mismo funcionaba al momento de ser planteado en la mitad de la década de los ‘90 cuando los índices eran otros.

“Me parece más razonable hacer una revisión anual para proteger más el salario de los trabajadores en este ambiente”, finalizó.