/>

audios

Dramático caso de un adolescente que asesinó a otros tres por celos de su novia.
Fuente: BBC

México. Se trata de un caso que ha conmocionado a los habitantes de Ciudad de México.

Un adolescente de 17 años de edad estaba celoso porque creía que tres hombres acosaban a su novia y presuntamente decidió asesinarlos.

Pero no sólo eso. El menor mutiló los cuerpos de sus víctimas y los abandonó en un terreno baldío de la delegación Milpa Alta, en el sur de Ciudad de México.

Los cadáveres se localizaron el 28 de julio pasado y dos días después el presunto responsable fue detenido por la policía.

La pista para capturarlo fue la adolescente de 16 años de edad con la que salía.La chica presenció los crímenes, según la Procuraduría (fiscalía) General de Justicia de Ciudad de México (PGJCM).

El sospechoso se molestó porque una de las víctimas miraba "morbosamente" a su novia.

Al parecer, otro de los asesinados levantó la cortina de la habitación donde vivía la pareja para mirar a la menor cuando se cambiaba de ropa.

El caso provocó escándalo en la capital del país, una ciudad que en los últimos meses registra un aumento en su índice delictivo.

No es el primer menor detenido por asesinar y mutilar a sus víctimas, pero los casos anteriores estaban vinculados con bandas de narcotráfico.

La fiscal de Investigación para la Atención de Niños y Adolescentes de la PGJCM, Margarita Maguey Neria, las personas fallecidas eran amigos del presunto asesino.

"Se reunían para drogarse y alcoholizarse en el paraje" donde se cometió el crimen.

Abandono

El menor acusado del crimen es originario de Chiapas, en el sureste de México, y desde los siete años de edad fue abandonado por sus padres.

Se quedó bajo resguardo de unos tíos quienes desde entonces le obligaron a trabajar en ferias que se mueven por todo el país.

El chico sufría maltrato con frecuencia, y pocas veces tuvo oportunidad de estudiar.

Hace cuatro meses la feria de su familia llegó a Ciudad de México y se instaló en el barrio Santa Martha de Milpa Alta.

Allí conoció a su novia, con quien se quedó a vivir en una habitación abandonada sin puertas ni ventanas. Los menores dormían sobre una cobija, señala la fiscal Maguey Neria.

Los jóvenes son adictos al alcohol, marihuana y solventes.

En el paraje donde se encuentra la habitación solían reunirse otras personas para consumir drogas. Tres de ellas fueron asesinadas.

"La chica vivía con el adolescente, se reunían para drogarse", explicó la funcionaria.

"La misma pareja dice que el joven se dedicaba a robar con un cuchillo en el barrio, y con eso compraba drogas".

Celos por su novia

Hace unos días la chica le dijo a su novio que uno de los compañeros de adicciones la miraba con morbo.

Otro había levantado la cortina de la habitación cuando se mudaba de ropa, y uno más se había metido sin permiso.

El adolescente "se molestó mucho" y decidió vengarse. El martes 28 de julio, señala la fiscal, asesinó a quien miró a su novia, y al día siguiente atacó a los otros dos hombres.

A todos les cortó las manos y orejas. Luego abandonó los cuerpos en otro terreno baldío, junto al centro deportivo del barrio.

Dos de las víctimas fueron identificadas en poco tiempo porque vivían en la colonia.

Algunos vecinos señalaron a los policías investigadores el sitio donde se reunían para consumir drogas, y cuando llegaron al lugar interrogaron a la novia del presunto responsable.

La chica confesó entonces el crimen de su pareja, quien de inmediato fue detenido.

De acuerdo con la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes, el menor puede ser recibir una sentencia máxima de cinco años de prisión.

El chico es sometido a análisis médicos y psicológicos para establecer su estabilidad mental.

Algunos periodistas preguntaron a la fiscal Margarita Maguey por qué el adolescente cortó las orejas de sus víctimas.

"La pareja sentimental dice que eran para que no escucharan", respondió. "Es algo que no entendemos".