/>

audios

Niña abusada por su padre tuvo que grabar una conversación con el mismo para que le creyeran.
Fuente: Ahora Noticas

España. Un diario español dió a conocer la historia de una niña de nueve años que tuvo que grabar una conversación con su padre para que le creyeran que abusaba de ella. La pequeña venía denunciando a su papá hace dos años pero el perito que la examinó no le creyó y archivó su caso. 

María, que es un nombre falso para proteger su identidad, se negaba a irse con su padre los días que le tocaban según lo que estaba acordado por un juzgado de familia. La policía la esperaba afuera del colegio en medio de gritos de la niña y súplicas de su madre para que no la dejaran irse con su papá. 

Las primeras alarmas de abuso se encendieron cuando tuvieron que llevar a María al doctor porque le ardía ir al baño. Cuando le preguntaron desde cuando le pasaba respondió que "desde que mi papá me clavó una uña". También contó que su padre le hacía "cosquillas" en los genitales y que a ella no le gustaba. Tuvo que volver al doctor tras pasar 10 días con su papá por una infección vaginal. El médico dijo que sospechaba de abuso sexual. 

Desde ahí la niña tuvo que empezar a dar declaraciones ante médicos, policías, forenses y jueces pero su caso fue archivado. 

Hasta que el martes 7 de junio, María se metió una grabadora en el calcetín cuando terminaron las clases y la dejó grabando. Ese día se fue con sus abuelos paternos y su padre y se grabaron 6 horas que pasó con ellos. Al rato su papá la enfrenta por no estar bien con él e inician una conversación según cuenta el relato de El País que reprodujo una parte del diálogo. 

"¿Pero cuándo te he tocado yo?"

"Muchas veces" contesta la niña. 

"Pero cariño, eso es para jugar", dice el padre. 

"Es que no tienes que hacerme eso nunca, mi cuerpo es mío", le responde María. 

"Cuando tú decías que no te tocara, yo paraba. Yo lo único que te estaba haciendo era cosquillas y estaba jugando contigo", responde el papá.

Luego interviene el abuelo explicándole a María que su padre la tocaba para lavarla, pero el progenitor le dice que "ella se refiere a otra cosa" y que "hable con ella como si fuera una persona mayor". Ahí la abuela termina la conversación diciendo "ya, si lo sabemos".