/>

audios

Tres fallecidos en un tiroteo en Pedro Juan Caballero.
Fuente: Última Hora

Pedro Juan Caballero. Sicarios ingresaron del lado brasileño con intenciones de disparar y quemar negocios del capo narco Jorge Rafaat, recientemente asesinado, pero la policía les pilló y se inició una persecución con tiros.

Una nueva noche violenta y sangrienta por la guerra narco en Pedro Juan Caballero, Amambay, dejó como saldo tres personas fallecidas. Las víctimas se encontraban jugando vóley, en un espacio público, y quedaron en medio de una persecución y fuego cruzado entre un grupo de matones y agentes de la Policía Nacional.

Durante el tiroteo, dos de los agresores –identificados como Artemio Giménez Aguilar (32) y Mirna Lorena Colmán Benítez (22)– también resultaron heridos y fueron trasladados hasta el Sanatorio Privado Vida Viva, donde quedaron con custodia policial. Ambos no cuentan con antecedentes policiales.

Los fallecidos fueron identificados como Fabio Villalba Da Silva, de 23 años, de nacionalidad brasileña, y los hermanos Esteban Benítez Espinoza y Nelson, ambos paraguayos.

Los datos preliminares señalan que un grupo de matones ingresaron a la ciudad de Pedro Juan Caballero desde la zona de Ponta Porã, Brasil, y estaban disparando nuevamente contra uno de los negocios de neumáticos del reciente fallecido capo narco Jorge Rafaat Toumani.

Para el ataque, los sicarios utilizaron una camioneta Toyota, tipo Fortuner, de color blanco. De esta situación se percataron los policías que estaban a bordo de una patrullera, por lo que se inició una persecución con tiroteo por varias calles de la ciudad que tuvo una duración aproximada de una hora.

Con respecto a los fallecidos, el gobernador de Amambay, Pedro González, mencionó que las víctimas son inocentes y quedaron en medio del tiroteo. Esto, ya que los sicarios, aparentemente, con intenciones de despistar a los policías, realizaban los disparos contra las personas que se encontraban en las calles. "Estaban disparando contra cualquier persona inocente", dijo el gobernador.

Luego de la larga persecución, la camioneta Toyota Fortuner chocó por la galería de un negocio, donde fueron detenidos Mirna y Artemio, mientras que otros dos lograron fugarse del sitio a pie.

Las hipótesis que manejan los investigadores refieren que los agresores tenían como propósito incendiar el local de la Universidad Privada San Sebastián, también de propiedad de Rafaat.

La agente fiscal Camila Rojas tomó intervención en el hecho y está investigando el caso.