/>

audios

Estudio revela la importancia del padre en el desarrollo del Hijo
Fuente: laguiadelvaron

En 1960, solo el 10% de los niños fueron criados sin un padre. Hoy en día, la cifra alcanza el 40%, y para esto hay muchas razones detrás, como los casos de violencia a la mujer, o el salir de su lugar de origen para buscar trabajo, y no volver.

También, en las situaciones de divorcio, los tribunales otorgan, en ocasiones injustamente, la custodia a las madres en el 80% de los casos. Y además existe un número cada vez mayor de mujeres que por diversas razones no pueden o no quieren criar a sus hijos con un novio o esposo, e intencionalmente optan por ser madres solteras.

Parece que cada vez más personas sienten que los papás son opcionales y que las madres solteras pueden hacer que los niños se desarrollen muy bien. Poco más de la mitad de los nacimientos entre los Millennials son de madres solteras, significativamente más que las generaciones pasadas, incluyendo a la Generación X. Solo la mitad de los Millennials creen que un niño necesita un hogar con un padre y una madre presentes para crecer felices.

Sin embargo, y a pesar de la tendencia en la cultura popular hacia una mayor aceptación de las madres solteras, estudio tras estudio demuestra empíricamente que los padres juegan un papel muy importante en el bienestar y el éxito de un niño. A continuación enumeramos algunos estudios que muestran exactamente cómo los padres influyen en las vidas de sus hijos.

1. Los hijos con padre son menos propensos a ser pobres

Las estadísticas sugieren que los niños en hogares con padre ausente tienen más probabilidades de ser pobres. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, el 44% de los niños de familias con madre soltera vivían en la pobreza, en comparación con solo el 12% de los niños que viven en un hogar encabezado por una pareja casada.

El Departamento de Salud de Estados Unidos ha informado de estadísticas similares que conectan a los padres ausentes con la pobreza. En un informe de 2012, se encontró que los niños que viven en hogares encabezados por mujeres sin cónyuge tenían una tasa de pobreza del 47.6%, más de 4 veces la tasa de familias de parejas casadas.

2. Los niños con padre son mejores estudiantes

Una investigación realizada en 2001 por el Departamento de Educación de EU, mostró que los estudiantes cuyos padres estaban muy involucrados en los estudios de sus hijos, tenían un 43% más probabilidades de recibir una “A”. Estos resultados fueron por igual para padres biológicos, padrastros y padres que dirigen familias monoparentales. Por otro lado, los estudiantes que viven en hogares con padre ausente tenían el doble de probabilidades de repetir un grado.

Una preocupación que muchos educadores tienen sobre los chicos es que no disfrutan de la lectura. Pero los papás pueden ayudar aquí también. Un estudio informa que cuando los padres leen de forma recreativa, sus hijos leen más y sacan mejores calificaciones que los muchachos cuyos padres prácticamente no leen.

3. Los niños sin padre son más propensos a terminar en la cárcel

Los jóvenes de hogares sin padre tienen significativamente mayores probabilidades de caer en la cárcel que los de familias con madre y padre. Los jóvenes que nunca han tenido un padre en el hogar experimentaron todavía mayores probabilidades de pasar un tiempo en la cárcel.

El Departamento de Justicia de EU examinó a 7,000 reclusos en 2002 y encontró que el 39% de ellos vivía en una casa con una madre soltera antes de ser encerrado. En un estudio similar que encuestó a casi 14,000 reclusos, más de la mitad se crió en un hogar con una madre soltera.

4. Los niños con padre tiene menos riesgo de caer en las drogas y el alcohol

Un informe publicado en la revista Journal of Marriage and Family mostró que, incluso con el control de la comunidad, existe un consumo significativo de drogas entre los niños que viven en hogares con padre ausente, en relación con los que sí lo tienen en casa.

En otra encuesta a 228 chicos, los de hogares con madres solteras reportaron tasas más altas de consumo de alcohol y de ser fumadores, así como puntuaciones más altas en delincuencia y pruebas de agresión, en comparación con los niños de hogares con padre y madre.

5. Los niños sin padre comienzan su vida sexual a temprana edad

Un estudio reciente mostró que los papás involucrados en el desarrollo de sus hijos tienen el doble de influencia que las madres para que sus hijos no tengan sexo a temprana edad.

Otro estudio que investigó a adolescentes de EU y Nueva Zelanda encontró que los niños sin padre tenían el doble de probabilidades de estar involucrados en actividades sexuales tempranas y siete veces más probabilidades de tener un embarazo en la adolescencia.

6. Los niños sin padre son más propensos a ser obesos

Los niños en hogares con padre ausente tienen un mayor riesgo de convertirse en obesos y sufrir todos los riesgos de salud que vienen con el exceso de peso. Pero incluso si el papá está alrededor, no necesariamente significa que sus hijos van a estar en forma. De hecho, varios estudios informan que los padres tienen el mayor impacto en el estado físico general y el peso de sus hijos.

En un estudio se encontró que la grasa total y el cuerpo del padre, no el de la madre, son los mejores indicadores de si los hijos de la pareja ganarán peso a medida que crezcan. Otro estudio subraya que el índice de masa corporal del padre está directamente relacionado con el nivel de actividad del niño.

7. Los niños que juegan brusco con su padre, desarrollan habilidades impresionantes

Algunos estudios trasculturales han encontrado que los padres de todo el mundo tienen algo en común: se pelean con sus hijos más que las mamás. Pero estos juegos bruscos, según la ciencia, hacen que los niños desarrollen algunas capacidades impresionantes, pues incentiva la inteligencia, el acato de normas morales y los hace socialmente más hábiles.

8. Los niños que tienen a su padre desarrollan un vocabulario más amplio

Cuando se trata del desarrollo verbal de un niño, la creencia popular es que la madre desempeña el papel más importante porque, bueno, las mujeres por lo general hablan más con sus hijos; además se supone que las mujeres son más verbales que los hombres.

Pero Paul Raeburn destaca en su libro “¿Importan los padres?”, que los papás de hecho juegan un papel igual o más importante que el de la madre en la fluidez verbal de sus hijos.

El profesor Lynne Vernon-Feagans y su equipo llevaron a cabo un estudio para medir la influencia de los padres en el desarrollo verbal en la primera infancia. El sorprendente resultado de este estudio fue que los padres, no las madres, tenían gran influencia en más de una área en el desarrollo de la destreza verbal del niño.

Vernon-Feagans plantea la hipótesis de que la razón por la que los padres tienen una mayor influencia en el desarrollo verbal del niño es que los padres con frecuencia no pasan tanto tiempo con los niños, por lo que no están tan en sintonía con su desarrollo verbal actual como las madres. En consecuencia, mientras que las madres van a usar palabras con las que el niño está familiarizado, los padres usarán palabras desconocidas, lo que ayuda al niño a ampliar su vocabulario y aprender nuevos conceptos.

9. Los niños que tienen a su padre son más propensos a tomar riesgos saludables

Mientras que las madres tienden a centrarse en la seguridad de sus hijos y su bienestar, los papás son más propensos a fomentar el riesgo y el pensamiento independiente en sus hijos, lo que les beneficia en la edad adulta. Como el investigador de la familia y el matrimonio, el profesor Brad Wilcox ha señalado, los estudios han encontrado que los papás son más propensos que las madres a alentar a sus hijos a hablar con extraños, asumir retos y para pensar por sí mismos.

10. Los niños que tienen a su padre tienen mayores beneficios para ser más felices y sanos

El estudio Grant, es el estudio longitudinal más largo jamás realizado sobre la vida de los hombres, y encontró que el padre de un hombre influye en su vida de muchas maneras diferentes a la de su relación con la madre.

Un padre amoroso generará en sus hijos:
-Capacidad mejorada para jugar
-Más disfrute de las vacaciones
-Mayor capacidad de utilizar el humor como mecanismo de afrontamiento saludable
-Mejor ajuste a la satisfacción con la vida incluso después de la jubilación
-Menos ansiedad y menos síntomas físicos y mentales por estrés en la edad adulta
En el lado negativo, “no fueron los hombres con problemas con la figura materna, sino con la paterna quienes resultaron significativamente más propensos a tener matrimonios problemáticos durante su vida”. Los hombres que no tenían una relación positiva con sus padres también era “mucho más probable que fueran pesimistas y reportaran problemas para dejar que otros se acercaran a ellos”.
Si alguna vez hubo alguna duda, los padres son importantes, y mucho: Cuando todo está dicho y hecho, la relación de un hombre con su padre predice significativamente su satisfacción con la vida en general cuando llegue incluso hasta a los 75 años, “una variable que ni siquiera se puede sugerir que se asocia con su relación con la madre”.

Conclusion:

A veces puede ser desalentador el ser padre, porque se podría pensar que realmente no tienes mucha influencia en tus hijos. Pero estos estudios e informes han demostrado lo contrario. Tu papel como padre es inmensamente importante, así que concéntrate en ser el mejor padre que puedas ser. No es suficiente con sólo estar allí. Lee con tus niños; involúcrate en sus estudios; juega; anímalos a tomar riesgos; mantente en forma. Estas pequeñas cosas serán una gran inversión para el bienestar de tus hijos.

Si eres padre de un niño, pero no has tenido un gran papel en su vida, por la razón que sea, tu reto es intensificar y abrazar tu papel como padre en la medida que puedas. Sí, va a ser difícil, y sí, no siempre va a ser divertido, pero es tu responsabilidad, y ser un hombre significa cumplir con tu deber.

Los papás de todo el mundo tienen la oportunidad de dejar un gran impacto en el mundo. No hay que subestimar su influencia en la vida de sus hijos, claro, sin pasarse nunca de la raya…